ASILO DE ANCIANOS

​Varias veces a la semana, algunos alumnos del IES San Blas dedican un ratito por la tarde a estar con las personas mayores que residen en el Asilo Nuestra Señora de los Ángeles, en Aracena. ¿En qué consiste el voluntariado? Tan sencillo como conocerse, escuchase, trabar amistad, cantar, bailar... En definitiva dar y recibir un poquito de cariño y enriquecerse mutuamente. Al marchar, siempre lucimos una sonrisa en la cara, y las personas mayores sienten que alguien les quiere,

¡porque es verdad!

Apretones de manos

TÁNGER: NIÑOS EN SITUACIÓN DE CALLE

​Por desgracia en Marruecos, al igual que en muchos otros países, aún existen miles de niños que viven en la calle. En nuestros voluntariados de Tánger siempre tenemos la oportunidad de conocerlos y darnos cuenta que a pesar de sus circunstancias, todavía siguen siendo niños y aún no han perdido las ganas de vivir. Además de ayudas puntuales a las Hermanas de la Caridad, queremos colaborar con proyectos que apunten a trabajar con los niños en situación de calle a medio y largo plazo, y que se planteen, en la medida de sus posibilidades, formarles para que puedan dar pasos en la dirección adecuada. El primer logro sería conseguir un espacio en el que estos niños puedan ser  atendidos, escuchados y orientados a diario.

Mother-Teresa-of-Calcuta-Foto-Túrelio-Wi

TÁNGER: MISIONERAS DE LA CARIDAD

Con los alumnos más mayores, trabajamos también con las Misioneras de la Caridad, las monjas de la Madre Teresa de Calcuta. En su casa cuidamos a bebés de madres solteras y ayudamos en todas las tareas materiales con sean necesarias.

residencia_el_chanza.jpg

PAZ Y BIEN: PERSONAS CON DISCAPACIDAD

​Una vez al mes, los alumnos que quieren, de cualquier curso -desde 1º de la ESO hasta 2º de Bach.- tienen la oportunidad ¡y la suerte! de poder pasar la tarde con las personas con discapacidad intelectual que viven en el centro El Chanza, de Paz y Bien, en Cortegana. Allí realizamos actividades y juegos para conocernos, de una forma creativa y divertida. Al final siempre acabamos cantando y bailando. Y nos vamos con la sensación de que nuestros amigos de Paz y Bien nos descomplican y nos enseñan a vivir.

IMG-20190914-WA0174.jpg

TÁNGER: DAR TIKA

Dar Tika significa en árabe casa de confianza. Este centro, llevado por las monjas de Jesús María, acoge a niñas entre 6 y 14 años que por sus circunstancias personales, no pueden vivir con su familia. En este centro, las niñas sienten que la vida les ha regalado la oportunidad de tener una segunda familia, y reciben una formación  completa en un clima de cariño, donde aprender a recuperar la confianza perdida. Al salir del centro, queremos seguir ayudándolas para que puedan llegar en los estudios tan lejos como ellas quieran.

IMG-20190914-WA0027.jpg

TÁNGER: ORFANATO "LA CRÈCHE DE TANGER"

​El orfanato y centro de acogida "La Crèche de Tanger" da cobijo a unos 40 bebés y a más de 30 niños y niñas, muchos de los cuales han sido abandonados por diversos motivos. La mayoría de los bebés son dados en adopción. Mientras tanto, los cuidadores del centro y los voluntarios los cuidan de la mejor manera posible. Muchos niños, por desgracia, no llegan nunca a la adopción y residen allí de forma habitual. Cuando vamos a Tánger, jugamos con ellos y les damos todo el cariño que podemos, haciendo que, al menos durante ese ratito, se sientan especiales.

IMG-20190910-WA0026.jpg

TÁNGER: CRUZ BLANCA

​Cuando vamos a Tánger, el proyecto de discapacitados psíquicos profundos, llevado por los franciscanos de la Cruz Blanca, siempre sorprende a todos la primera vez que se comienza a trabajar en esta entrañable casa. Nadie piensa que unas personas que apenas pueden pronunciar una palabra y que suscitan tanta impresión,  puedan ganar nuestro corazón en tan solo unas pocas horas. Con ellos aprendemos a ver más allá y descubrimos el bonito ser humano que todo el mundo lleva dentro, más allá de las apariencias.

VOLUNTARIADOS Y PROYECTOS

20180219_172420.jpg

FAMILIAS COLABORADORAS 

En la Sierra de Huelva, existen dos centros de acogida de menores, uno en Zalamea y otro en Corteconcepción. Este año, por primera vez, en colaboración con la Asociación Crecer con Futuro, de Sevilla, queremos fomentar las familias colaboradoras, las cuales, con una pequeña formación, pueden ofrecer al algún niño o niña de estos centros la oportunidad de pasar unos días en su casa.